martes, 27 de mayo de 2008

DILEMAS ÉTICOS, MORALES, ECONÓMICOS Y POLÍTICOS DE LOS AVANCES DE LA CIENCIA Y LA TECNOLOGÍA

CONCLUSIONES


En general, este asunto de los avances en ciencia y tecnología ha traído consigo, desde hace algunos años, el desarrollo de numerosas controversias alrededor del mundo, de manera que el objetivo primordial de nuestro trabajo fue mostrar algunos de los polémicos temas que rodean estos graves problemas cada día más evidentes. A su vez, estas dificultades se encuentran en estrecha relación con los dilemas de “Calentamiento Global”, “Imperialismo Norteamericano” y “Derechos Humanos”, es decir, el panorama actual no es alentador, todos los problemas están íntimamente relacionados entre sí; por un lado, el Imperialismo Norteamericano impone las normas que rigen el mundo, y entre ellas, destacan las concernientes a los avances de la ciencia y la tecnología, que representan enteramente transformaciones y renovaciones de los conocimientos y las aplicaciones anteriores; esto también trae consigo problemas en Derechos Humanos, pues mientras las renovaciones conducen a las potencias capitalistas a la cúspide de la economía mundial, por otro lado, conducen a los países menos desarrollados a las peores condiciones de vida, sus habitantes no gozan de una calidad de vida; además, dichas transformaciones, en su mayoría, tienden a perturbar el orden natural de los acontecimientos, por lo que aparece el asunto de Calentamiento Global. Por ello, es indispensable una profunda reflexión sobre los problemas que nos afectan en la actualidad, así como tomar decisiones responsables.
Cabe señalar que los avances científicos y tecnológicos no representan una situación moderna, es decir, forman parte de un desarrollo que se ha ido gestando desde la antigüedad, sin embargo, la novedad consiste quizá, en que estos avances cada vez resultan más acelerados y con mayores consecuencias a corto y largo plazo; lo anterior nos demuestra que la humanidad está avanzando a pasos agigantados, pero no está segura de en qué consiste el final del camino o cuál es el objetivo de llegar a la meta.
Desde la primera fase de la revolución industrial, y desde el nacimiento del capitalismo, la sociedad ha estado en un continuo avance científico y tecnológico, todo esto por la lucha existente en el capitalismo entre los países más desarrollados por convertirse en una potencia mundial; en esta lucha los países compiten en una carrera tecnológica, inventando o descubriendo hallazgos que benefician o perjudican a la sociedad; todo esto, lleva consigo incontables intereses económicos en busca del crecimiento y las ganancias.
Las innovaciones tecnológicas han beneficiado a la sociedad actual, pero es necesario tomar en cuenta que dichas innovaciones pueden tener igualmente efectos nocivos en la sociedad, a pesar de que las tecnologías, como el surgimiento del Internet, han hecho más cómoda la comunicación mundial entre un usuario y otro. Sin embargo, todo esto ha tenido consecuencias alarmantes; “Homo videns”, libro escrito por Giovanni Sartori nos habla en el capítulo “Y el Internet”, acerca de las consecuencias del uso excesivo de Internet por parte de los usuarios, pues los transforma, de personas “pensantes”, a personas que no llegarán a discernir entre lo real y lo irreal, lo palpable y lo interactivo, encontrándose en un mundo de fantasía e imposible de comprender.
A pesar de las graves consecuencias de estos medios de difusión, específicamente Internet, una infinidad de jóvenes utilizan este medio para realizar trabajos escolares, por lo que se ha perdido casi por completo la cultura de la lectura; actualmente, acudir a una biblioteca donde la informaciones es concreta y está mejor estructurada, se ha convertido en un problema, pues prioritariamente se busca el medio más fácil Internet, donde existe una infinidad de deficiencias y errores, creando así una cultura “Analfabeta” pero capaz de utilizar un medio tan masivo, y quizá tan inútil, como éste.
Sin dejar de lado que la ciencia y la tecnología ofrecen en gran medida muchas “facilidades”, al mismo tiempo son portadoras de inmensos riesgos de los cuales en todo momento hay que estar prevenidos al valorar los posibles adelantos tecnológicos.
Prácticamente la ciencia y la tecnología constituyen un factor puramente económico, por lo que este aspecto no permite ni brinda la misma posibilidad de concebir a la tecnología como un fenómeno completamente social, por lo cual ha venido ocasionando un desequilibrio por sí misma y entre las necesidades de la población.
De manera que hemos optado por algunas sugerencias como:
Asumir a la ciencia y a la tecnología como fenómenos sociales, en las cuales deben interactuar de la misma forma actividades sociales, y de transformación, lo cual a su vez vaya de acuerdo con las necesidades sociales.
Asumir de igual forma el proceso y desarrollo científico-tecnológico, así como el consumismo, y aceptación de estos factores.
En materia de salud tomar en cuenta antes de la producción científica-tecnológica cuestiones como la equidad, ya que no hay un cierto equilibrio entre su nivel de promoción y las posibilidades de adquirir determinados productos.
Mantener la promoción y producción de los inventos y desarrollos tecnológicos entrelazados con las necesidades de la sociedad y las propuestas de esta, para satisfacer sus demandas.
En conclusión, admitimos que los avances científicos y tecnológicos han beneficiado enormemente a la sociedad humana, sin ellos, la humanidad no hubiese llegado a este punto de desarrollo; sin embargo, todo esto representa graves riesgos y consecuencias en todos los ámbitos, porque cada proceso requiere una transformación radical y la adaptación a las nuevas condiciones, situación que no ocurre en la actualidad, pues a pesar de las transformaciones, la humanidad no ha logrado adaptarse a todas ellas. Además, debemos tomar en cuenta que estos avances no suponen el único problema, sino que se añaden a una cadena interminable de dificultades donde todo se encuentra en una estrecha relación, es decir, para solucionar un problema, es necesario contar con las mejores condiciones para ello, no es posible solucionar un problema y mantener un entorno inmóvil. En general, simplemente podemos decir que el desarrollo tecnológico y científico debe ser utilizado sabia y responsablemente, dejando fuera por completo los intereses económicos; incluso este desarrollo puede ser usado para mejorar otras dificultades que perturban el balance natural, porque este es el principio que rige absolutamente todo: “El Equilibrio”.

EQUIPO 1
GRUPO 234
Samantha, María Cristina, Karina, David, María Cristina, María José, Lizbeth